Las inversiones en capital privado, por José Larrabure

Las inversiones en capital privado, por José Larrabure Las inversiones en capital privado son buena fuente de retorno y diversificación para un portafolio tradicional.
16/06/2017, El Comercio

Las inversiones alternativas son aquellos activos o estrategias distintas a las tradicionales. Si bien son generalmente menos líquidas y no están disponibles para cualquier inversionista, ofrecen importantes beneficios como la obtención de mayores rentabilidades. Además, pueden ser usadas también como herramienta de diversificación al tener una menor correlación con los mercados tradicionales. Entre los instrumentos alternativos más conocidos están las inversiones en capital privado, (‘private equity’), activos de infraestructura, bienes raíces, commodities, fondos de cobertura (‘hedge funds’), entre otros.

Hoy me concentraré en los fondos de capital privado, pues son los activos alternativos que tienen mayor presencia en los fondos administrados en las AFP peruanas. Generalmente, este tipo de inversiones se realizan a través de gestores especializados con amplia experiencia en el manejo de estos activos. Su estrategia consiste en invertir en el accionariado de empresas que no están listadas en una bolsa de valores y, posteriormente, incrementar el valor de estas a través de tres fuentes principales: una ingeniería financiera, dar valor agregado en la gestión del negocio y la expansión del múltiplo de venta con relación a la compra.
 
Por ingeniería financiera me refiero a optimizar la estructura de capital (pasivos y capital) de la empresa para mejorar la rentabilidad del negocio. En cuanto a las mejoras en gestión, estos fondos incorporan cambios en el gobierno corporativo de las compañías que compran permitiendo un mayor crecimiento del negocio y generando eficiencias. Por último, y probablemente uno de los aspectos claves del negocio de ‘private equity’, está el realizar la compra de empresas a un buen precio e identificar el momento indicado para hacer esta inversión buscando calzar la maduración de las iniciativas de generación de valor con buenos momentos del ciclo económico.
 
La clave del éxito está en la selección del ‘manager’ o gestor, para lo cual es importante implementar un proceso de evaluación que incluya variables claves para estimar el buen desempeño de un nuevo fondo , que se puede reflejar en la rentabilidad histórica de otros fondos similares administrados por el gestor, la calidad y experiencia del equipo profesional, el proceso de inversión y el gobierno corporativo del gestor, la estructura de costos del fondo, la documentación legal que debe incluir claramente los derechos de los inversionistas, el manejo de conflictos de interés, etcétera.
 
Además, es clave que el gestor haya demostrado no solo buenas capacidades para realizar inversiones, sino también para planificar las desinversiones. Este último punto es especialmente relevante en países como el Perú donde los mercados de capitales no son una fuente de salida viable para este tipo de inversiones por su poco desarrollo. Las inversiones en capital privado son una buena fuente de retorno y diversificación para un portafolio tradicional. Sin embargo, deben ser realizadas por inversionistas sofisticados que entiendan sus características y riesgos, y puedan hacer una evaluación a profundidad de los factores claves para alcanzar el éxito.