Niñez amazónica: remando hacia la igualdad

Niñez amazónica: remando hacia la igualdad Por MarÍa Luisa Fornara. Representante de UNICEF en el Perú.
31/08/2017, El Peruano

Víctimas de un olvido histórico, hoy las regiones amazónicas se mantienen a la espera de oportunidades de desarrollo que permitan a sus nuevas generaciones integrarse a ese Perú del que escuchan hablar y que muy poco parece saber de ellas. Una conexión que les permitirá compartir con el mundo la sabiduría ancestral a la que le deben su supervivencia.

Para las niñas, niños y adolescentes de la Amazonía acceder a oportunidades de desarrollo es un derecho. Para el país, otorgárselas es un deber. Pero, además, constituye una decisión estratégica. Recordemos que el desarrollo no lo garantizan los recursos, sino quienes saben gestionarlo. 

Es mucho lo que hay que hacer por la región amazónica, su niñez y su adolescencia. La preocupación no es reciente, ya desde hace unas décadas se hacen esfuerzos por superar el olvido. Pero este ha sido tal que a pesar de esas voluntades los indicadores de desarrollo social y económico distan mucho de los promedios nacionales. Esta distancia se acentúa cuando se fija la mirada en la población rural y más aún si esta tiene una lengua distinta al castellano.

La apuesta estatal necesita ser comprendida, alentada y respaldada por la ciudadanía, el empresariado, la cooperación internacional. Se requiere que el país conozca y comprenda lo que realmente se vive en ese Perú aparentemente paradisíaco. Con la finalidad de contribuir a ello, Unicef presentó recientemente en la región Loreto los hallazgos del estudio Situación de la niñez amazónica, realizado este año.

Los resultados de la investigación nos confirman que en este bosque de problemas que afectan a la niñez amazónica deben priorizarse la atención a la salud, la educación y la protección frente a las diversas formas de violencia. Se requiere la obtención de información focalizada, del diseño y puesta en marcha de políticas dotadas de pertinencia cultural y de asignación de recursos que garanticen su ejecución y el logro de resultados. 

No hay posibilidad de desarrollo sostenible para el país con estos indicadores sobre la niñez amazónica con una lengua distinta al castellano: seis de cada diez niños entre 6 y 35 meses padecen anemia; solo 7 de cada 100 niños de segundo grado logran el desempeño esperado en matemáticas; 58 de cada 100 adolescentes entre 15 y 19 años ya han tenido por lo menos un embarazo; el 50% de los padres y madres recurren al castigo físico como medida correctiva. 

Redoblemos los esfuerzos para reducir las inequidades que afectan a la niñez amazónica, especialmente la indígena. Sigamos remando hacia la igualdad de oportunidades.

Por favor, danos tu opinión sobre nuestro sitio web.