En un año impactado por la pandemia, uno de los motores del crecimiento en el país, la actividad minera, tiene un panorama internacional alentador, especialmente para el metal rojo, clave para la industria tecnológica.

Al inicio de la pandemia por el covid-19 en el 2020, el Gobierno tomó medidas necesarias para frenar el avance del coronavirus e impedir un mayor impacto en la economía.

En ese contexto de emergencia sanitaria con varios sectores afectados como servicios y turismo, la minería en su conexión con los mercados globales permitió a la economía del país seguir generando trabajo y recursos fiscales.

En el 2019, las exportaciones peruanas sumaron 47,688 millones de dólares, de las cuales los envíos mineros explicaron 29,039 millones de dólares, y de ellas, el cobre representó 13,893 millones de dólares, es decir el metal rojo representó alrededor del 30% del total vendido al exterior.

Durante el año pasado, las exportaciones totales del país descendieron a 42,413 millones de dólares, la minería representó 26,555 millones de dólares y el cobre 12,742 millones, según datos del Banco Central de Reserva (BCR).

En este caso el cobre también explicó el 30% del total de los envíos peruanos al mundo.

Utilidad ¿Por qué es importante el cobre? Este metal es utilizado en el cableado de electricidad en los edificios y casas, tuberías de agua y gas, también en la fabricación de motores de vehículos terrestres, aviones y barcos; además es un componente clave en los aparatos electrónicos de la nueva era digital como las laptops, computadoras de escritorio y celulares.

La nueva era de los vehículos eléctricos que se acelera por el visionario Elon Musk, con su empresa Tesla, entre otras, demandarán más cobre debido a que sus baterías reemplazarán la energía de los hidrocarburos.

El cobre además tiene propiedades antibacteriales y destruye el 99% de los microorganismos, hongos y virus, entre ellos el covid-19.

Por todo ello, el metal rojo se configura como uno de los más relevantes para el progreso de la humanidad en un contexto de economía digital.

Demanda

El principal consumidor de cobre en el mundo durante el 2018 fue China (52%), seguido de Europa (16%), Estados Unidos (7%), Japón (4%), Corea del Sur (3%) y otros países (18%), según la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía.

“Esperamos que el crecimiento de China rebote este año alrededor del 8% desde un 2% el 2020, lo cual es positivo para los países que tienen importantes vínculos comerciales con ese país, un crecimiento más alto de esa nación y de la economía mundial son buenas noticias para los precios de los commodities”, señaló la directora gerente y codirectora para las Américas de Fitch Ratings, Shelly Shetty.

“Esperamos un mejor desempeño del crecimiento económico en países como Chile, Perú, apoyados por los precios del cobre, y de Colombia con la cotización del petróleo”, agregó en el reciente foro ‘Perspectivas para los Bonos Soberanos de Latinoamérica 2021’.

Los precios del cobre mostraron una mayor volatilidad en el mercado internacional, en el 2000 cotizaba 0.56 centavos de dólar la libra, y alcanzó picos de 4.55 dólares en el 2011; en marzo del 2020 descendió hasta los 2.12 dólares, y en enero del presente año ya superó los 3.55 dólares.

“En enero del 2021, el precio del metal rojo se ubicó en 3.57 dólares la libra. Las cotizaciones actuales están entre las más altas en los últimos 7 años”, destacó el BCR.

Este rápido crecimiento del precio internacional del cobre se debe a la veloz recuperación de la economía china que consume el 50% de la producción mundial, además del significativo impulso otorgado por los fondos de inversión, refiere el Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank

El área de análisis de esta entidad bancaria estima que la cotización del cobre oscilará entre 3.10 y 3 dólares la libra para este año y el 2022.En tanto, Macroconsult prevé que “la cotización promedio anual del cobre en 2021 se situará en 3.04 dólares la libra, debido a la inversión china en nueva infraestructura”.

Reducción de la pobreza

Por su parte, el economista Jorge Guillén y profesor de ESAN Graduate School of Business, señala que la minería encadena otros sectores de la actividad productiva, por lo que su impacto va más allá del sector.

Refirió que las exportaciones peruanas van a crecer este año, debido al incremento en el precio de los commodities.

Señaló que la construcción de proyectos mineros podría aportar un par de puntos porcentuales al crecimiento.

“La caída de la pobreza fue explicada más que nada por el crecimiento económico, porque generó empleo mediante la minería y la inversión privada, eso es lo que se tiene que ayudar a reactivar, pero hay que darle las condiciones adecuadas”, subrayó.

Un año prometedor

El director ejecutivo de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Pablo de la Flor, destaca que el cobre es “un producto gravitante” en la balanza exportadora del Perú.

“Este año se presenta muy prometedor, como consecuencia de la recuperación, la puesta en marcha de nuevos proyectos y, sobre todo, una coyuntura de precios virtuosos que más allá de las correcciones recientes presenta un panorama positivo para la industria minera en su conjunto y para el cobre”, afirmó.

Refirió que la cartera de inversiones mineras asciende a cerca de 60,000 millones de dólares y que el 70% son proyectos cupríferos.

“Hay señales positivas en la recuperación de la inversión minera; el año pasado experimentó una contracción cercana al 30%, este año esperamos aproximarnos a los 4,000 millones de dólares, de los cuales 450 millones corresponden a exploración”, dijo.

Considera importante que se impulsen proyectos mineros de gran envergadura que están listos para desarrollarse, a fin de generar los puestos de trabajo que se necesitan en el país.

Fecha: 08 febrero 2021 | Fuente: Diario El Peruano

También te recomendamos

¡Suscríbete si deseas recibir más información de CONFIEP!


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: CONFIEP, Av. Víctor A. Belaúnde 147, Lima, http://www.confiep.org.pe. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact