• La Agenda de Reactivación 2020 presenta una serie de propuestas para mejorar las perspectivas económicas del sector.

A raíz de la pandemia, la industria pesquera se ha visto perjudicada como otros sectores productivos en el Perú. Se estima que de los 150,000 empleos directos que genera este sector; entre 20,000 y 30,000 personas han visto afectados sus puestos de trabajo, principalmente en la producción dirigida al consumo humano directo. El desempeño negativo se puede apreciar en la caída de su producción en abril (57.8%) y en mayo (47.0%), según cifras del INEI.

En relación a la pesca para consumo humano directo, si bien esta es una actividad esencial que nunca tuvo la restricción de su desarrollo durante la cuarentena, sufrió una abrupta caída al igual que su par industrial debido al cierre de la temporada de jurel, la falta de condiciones para el desarrollo de la industria atunera y las restricciones, tanto de acceso a materia prima, como de capacidad operativa de las plantas, dado que no pudieron operar al 100% de su capacidad. Asimismo, a ello se suma los cierres de restaurantes, hoteles y cafeterías, tanto a nivel nacional, como internacional, que afecta a la demanda de los recursos.

En la Agenda de Reactivación 2020 se presenta cinco medidas para recuperar el dinamismo del sector:

Medidas de corto plazo para reactivar el sector:

1. Reactivar el régimen especial de pesca de anchoveta en la zona sur del país, que significaría la generación de 6,000 puestos de trabajo.

2. Reducir los sobrecostos de la actividad pesquera, los cuales han incrementado hasta en un 400%. El primero de ellos es el correspondiente al control y vigilancia, el cual pasó de US$1 por TM descargada al momento de su instauración a US$4.2 en el presente año. Este costo podría reducirse hasta un 30% con la ayuda de la automatización que provee la tecnología.

3. Promover el desarrollo de la pesquería nacional de atún. La pesquería del atún representa el 8% de las capturas a nivel mundial y el 15% del valor de esta captura. El 70% de la captura de atún se da en el Océano Pacífico; sin embargo, a pesar de la posición privilegiada con la que cuenta Perú para el desarrollo de esta pesquería ocupamos el puesto 44 en el ranking de países que participan en esta actividad, mientras que nuestro vecino Ecuador ocupa el puesto 6 representando el 5.3% de la captura mundial.

De aplicarse las deducciones de impuestos a los combustibles utilizados para la actividad pesquera de atún, los beneficios serían los siguientes:

  • La recaudación tributaria vinculada a la pesca de atún pasaría de US$3.8 millones a US$21.2 millones por año.
  • Se generaría más de 5,000 empleos directos, solo en mano de obra.
  • Se atendería al 100% del mercado interno con producción nacional. Actualmente se abastece al 70% del mercado interno.

En cuanto a la pesca artesanal, la “Agenda de Reactivación 2020” propone estas medidas:

4. Priorizar la formalización de los pesqueros artesanales. Si bien mediante el DL N°1392 se promueve la formalización de esta actividad, es necesario un acompañamiento del sector a nivel gubernamental para brindar ayuda a los que hayan tomado esta decisión y darles las facilidades del caso con apoyo legal y técnico. Mediante el DL N°14847, se amplió la vigencia del proceso de formalización hasta el 5 de octubre del 2021, lo cual es una medida acertada.

5. Implementar políticas inmediatas que no signifiquen costos elevados para que los restaurantes y negocios de expendio de comida marina puedan funcionar.

Acceda a la Agenda de Reactivación 2020 aquí.  

Fecha: 29 octubre 2020

También te recomendamos

¡Suscríbete si deseas recibir más información de CONFIEP!


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: CONFIEP, Av. Víctor A. Belaúnde 147, Lima, http://www.confiep.org.pe. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact