Innovación
Seguridad

Pterodáctilo – Cerro Verde

La empresa minera Cerro Verde ha desarrollado una herramienta protectora denominada Pterodáctilo, cuyo principal objetivo es proteger la salud del personal operativo de mina ante posibles caídas de mineral fino durante los procesos productivos y los de limpieza del equipamiento y maquinaria.

Más información
 

Durante el proceso de chancado, el mineral bruto extraído de las minas es triturado por rodillos de molienda de alta presión (HPGR), obteniendo mineral fino que luego, por medio de fajas transportadoras, es dirigido a trippers, vehículos en los que se traslada el mineral hacia las tolvas mineras. Una vez ahí, el mineral fino es repartido a los feeders¸ alimentadores que se encargan de transferir el material de un proceso a otro asegurando que el flujo sea uniforme. Es en este paso del proceso minero en los que le dan utilidad al pterodáctilo, funcionando como un robot protector para trabajar bajo materiales acumulados y suspendidos en espacios reducidos o de difícil acceso.

Los pterodáctilos son puestos dentro de los alimentadores y una vez ahí despliegan sus “alas” en forma de pterodáctilos para proteger a los operarios durante sus funciones.

Asimismo, son utilizados mientras se realizan actividades de limpieza para asegurar el correcto funcionamiento de los alimentadores, además de permitir la inspección y reparación de los revestimientos de la maquinaria utilizada.

La herramienta ha permitido generar mejoras en la seguridad de 33% y 35%, además de reducir en 89% los tiempos de limpieza de las zonas y evitando la exposición al uso de grúas y equipamiento de mayor complejidad, pudiendo cumplir su objetivo de proteger la salud de los trabajadores.

La iniciativa de Cerro Verde obtuvo el primer puesto en el Premio a la Innovación Tecnológica del Sector Mineroenergético, organizado por la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) en su edición del 2014, año en que se creó el pterodáctilo.

La empresa minera Cerro Verde ha desarrollado una herramienta protectora denominada Pterodáctilo, cuyo principal objetivo es proteger la salud del personal operativo de mina ante posibles caídas de mineral fino durante los procesos productivos y los de limpieza del equipamiento y maquinaria.

Durante el proceso de chancado, el mineral bruto extraído de las minas es triturado por rodillos de molienda de alta presión (HPGR), obteniendo mineral fino que luego, por medio de fajas transportadoras, es dirigido a trippers, vehículos en los que se traslada el mineral hacia las tolvas mineras.

Una vez ahí, el mineral fino es repartido a los feeders¸ alimentadores que se encargan de transferir el material de un proceso a otro asegurando que el flujo sea uniforme. Es en este paso del proceso minero en los que le dan utilidad al pterodáctilo, funcionando como un robot protector para trabajar bajo materiales acumulados y suspendidos en espacios reducidos o de difícil acceso.

 

cerroverde1
094

Los pterodáctilos son puestos dentro de los alimentadores y una vez ahí despliegan sus “alas” en forma de pterodáctilos para proteger a los operarios durante sus funciones.

Asimismo, son utilizados mientras se realizan actividades de limpieza para asegurar el correcto funcionamiento de los alimentadores, además de permitir la inspección y reparación de los revestimientos de la maquinaria utilizada.

La herramienta ha permitido generar mejoras en la seguridad de 33% y 35%, además de reducir en 89% los tiempos de limpieza de las zonas y evitando la exposición al uso de grúas y equipamiento de mayor complejidad, pudiendo cumplir su objetivo de proteger la salud de los trabajadores.

La iniciativa de Cerro Verde obtuvo el primer puesto en el Premio a la Innovación Tecnológica del Sector Mineroenergético, organizado por la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) en su edición del 2014, año en que se creó el pterodáctilo.

https://youtu.be/QObxoU700XM

Para mayor información contactarse con María Luisa de Zavala: mdezavalal@fmi.com